Quiero entrenar con un psicólogo deportivo

El gol de Fred fue el antídoto a la sobremotivación de Brasil… y por eso ganó

Hoy analizaremos por qué es probable que España hubiera ganado la final de la Copa Confederaciones si hubiera sido ella la que marca en el minuto 2.

Ya en otras ocasiones hemos hablado de las dos principales consecuencias negativas de salir sobremotivado a un partido:

  1. Provoca que el ritmo de juego con el que se empieza sea muy alto y el desgaste sea grande. En principio, el futbolista no es consciente de ese gasto, pues esta sobremotivación provoca que suba el umbral de sufrimiento y acabe enmascarando sobreesfuerzos que terminen pasando factura a lo largo del partido (como si se hubiera tomado cinco botes de Red Bull).
  2. El jugador sobremotivado reduce su nivel de concentración y dispersa su atención.

El futbolista debe conocer cuál es el punto de motivación óptimo, es decir, la energía necesaria (ni mucha ni poca) que se desprende de las ganas de lograr el objetivo y de la confianza en los propios recursos para lograrlo.

En la final de la Copa Confederaciones de fútbol 2013 entre Brasil y España sólo hay que observar detenidamente a los jugadores brasileños cantando el himno frente a 73.000 aficionados, arengándoles como guerreros ante una batalla histórica. No olvidemos que Brasil hace mucho tiempo que no llega a una final y las circunstancias sociopolíticas que se están dando en ese país, acentuando ese dramatismo que tanto se exacerba se cree que el fútbol puede ser un buen bálsamo ante los problemas. Los jugadores cariocas, dicho vulgarmente, empezaron el partido con un subidón de adrenalina tremendo, es decir, visiblemente sobremotivados.

El antídoto a las consecuencias negativas de la sobremotivación fue el gol tempranero

Esta sobremotivación suele conducir a un agotamiento e, incluso, a un bloqueo cuando aparecen contratiempos como un gol en contra. Sin embargo ocurrió lo mejor que podía ocurrirle a Brasil: marcar un gol a los tres minutos de partido, justo en el momento álgido de rendimiento de los brasileños.

Al lograr el gol los jugadores sudamericanos se tranquilizaron, es decir, rebajaron esa sobremotivación hasta niveles óptimos de motivación. Con lo cual, baja la activación excesiva, se modera la tasa cardíaca y la tensión muscular, permite una focalización de la atención en los elementos del partido que realmente interfieren en la jugada (no en el público, ni en el resultado, ni en lo que puede venir después del partido, etc) así como mejorar la concentración, es decir, la habilidad para aplicar todas sus energías, sin fugas, en el objetivo que se plantea.

Si el primer gol hubiera sido español…

Si el primer gol hubiera sido español la lógica del funcionamiento psicológico-deportivo, la falta de experiencia de esta selección brasileña (como equipo) en finales, los resultados insatisfactorios de los últimos tiempos, el peso de la historia, y la presión de las expectativas de todo un país, nos dicen que es probable que la sobremotivación, unido a un revés imprevisto como gol en contra, hubiera desembocado en un bloqueo físico y mental que hubiera facilitado más un segundo gol de España que un empate de Brasil.

Para competir debemos conocer cuáles pueden ser los momentos de mayor rendimiento psicológico y físico del rival y qué circunstancias pueden perjudicar ese rendimiento para forzarles al máximo desde nuestro planteamiento de juego.

 

José Ángel Caperán

futboldecabeza.com

contacto@futboldecabeza.com

Si te ha gustado el artículo, ¡Compártelo!
  • Facebook
  • LinkedIn
  • email

Deja un comentario

Disculpa, debes iniciar sesión para escribir un comentario.

Copyright © 2017 futboldecabeza.com . Marca Registrada.
- Powered by WordPress.