Quiero entrenar con un psicólogo deportivo

¿Fue una decisión acertada que Cesc lanzara el penalti?

Tras muchas victorias consecutivas, España vuelve a empatar en un partido de clasificación.El Martes 16 de octubre de 2012, la Selección Española de Fútbol iguala a un gol, en el Vicente Calderón contra la Francesa, que marca en el último segundo del encuentro.
Todo podía haber cambiado si el diez de La Roja, Francesc Fábregas, hubiera convertido un lanzamiento desde los once metros cuando España ganaba por uno a cero. Paró Lloris, el guardameta galo. Lanzó Cesc, cuando (por algunos comentarios), “debería” haber chutado otro lanzador más “habitual” que estaba en el campo. ¿Fue una decisión errónea el elegir a Fábregas? ¿Realmente estaba suficientemente preparado psicológicamente para tirar esa pena máxima en ese partido? ¿El seleccionador acertó eligiendo al lanzador?
Miércoles 27 de junio de 2012: después de que la Selección Española de Fútbol eliminara a Portugal en los penalties de la semifinal de la Eurocopa de 2012, la reportera de televisión entrevistó al protagonista del último tiro de la tanda: Cesc Fábregas. Cuando le preguntó sobre por qué había tirado el último penalty, Fábregas respondió que, en principio, el seleccionador español Vicente del Bosque le había asignado el segundo lanzamiento del equipo, pero que fue él, el propio Cesc (con la naturalidad que le caracteriza), el que insistió que quería tirar el último. Seguramente, ante la muestra de seguridad y confianza que manifestó Fábregas, Vicente del Bosque accedió a que fuera Cesc el que lanzara el quinto tiro de la tanda. Cuatro años antes, la Selección Española de Fútbol se jugó el pase a semifinales de la Eurocopa de 2008 contra Italia. Los hasta entonces temidos cuartos se superaron en los penalties y contra la siempre competitiva y curtida en mil batallas Italia. Francesc Fábregas lanzó el quinto y último lanzamiento desde el punto de penal que dio la clasificación a España.
Para muchos, este “superar los cuartos” fue sin duda el punto de inflexión de todos los éxitos posteriores de la Selección Española de Fútbol (Eurocopa 2008, Mundial 2010, Eurocopa 2012...). Un gran momento colectivo, emocionalmente intenso y de indudable éxito, que dio paso a otros triunfos aún mayores. Y Cesc, cuatro años más tarde, insiste en que quiere tirar el quinto y último lanzamiento de la tanda (y quizá el de más presión) de una semifinal de un Campeonato de Europa por Selecciones. ¿El motivo? Cesc tuvo una gran experiencia de éxito en el 2008. Que le salió bien. En una situación realmente complicada psicológicamente. Y obtuvo su recompensa: el equipo obtuvo su gran premio. Había vivido una situación muy difícil que también fue enormemente exitosa. Seguramente, asociaba un momento difícil, con unas condiciones concretas, a unos pensamientos, a unas sensaciones, a unas emociones que le llevaron al éxito. Cuatro años después, ante una situación complicada (tal vez más difícil aún). Cesc pidió algo ¿lógico?: repetir una situación donde se siente cómodo, donde percibe que controla la situación. Funcionamos mucho mejor cuando percibimos que controlamos la situación; es decir, cuando tenemos la sensación de que nos vamos a enfrentar a algo que conocemos, que sabemos qué podemos hacer para hacerle frente y tenemos la sensación de seguridad y “comodidad” en aquello a lo que hacemos frente. O sea, la “incertidumbre” respecto a lo que puede ocurrir se reduce al máximo posible (a pesar de que sabemos de que siempre existe un grado mayor o menor de incertidumbre). Y después están las asociaciones: de manera automática, relacionamos emociones, pensamientos, acciones, resultados… a hechos concretos. Es decir, para bien o para mal casi sin darnos cuenta, al enfrentarnos a experiencias (sobre todo si son intensas), “recordamos” automáticamente y a veces de manera inconsciente, imágenes, emociones, pensamientos… que nos predisponen hacia cómo vamos a hacer frente a esa experiencia. Si son de éxito, pues todo lo que tiene que ver con el éxito. En el caso de Fábregas, parece lógico que, después de vivir una experiencia de éxito muy intensa en una situación de tanta presión, quiera, si es posible “revivirla” (en lugar de otra “más distinta”). Y eso no te garantiza el éxito al 100% (obviamente), pero sí favorece el buen estado psicológico para lograrlo. Su predisposición emocional, psicológica, seguramente se acercaba mucho a la idónea.
Actualmente, una gran parte del entrenamiento psicológico se lleva a cabo teniendo en cuenta esto que estamos diciendo: crear (y también aprovechar) situaciones en las que los jugadores asocien pensamientos, emociones, resultados, acciones… para que cuando se enfrenten a una experiencia similar, “todo fluya” mucho más fácil y el éxito sea mucho más probable. Este es un ejemplo de la importancia de ello. Ciertamente es eso: mantener “costumbres ganadoras” y acostumbrar a que los jugadores y el equipo se sientan cómodos en distintos momentos, percibiendo que tienen soluciones para hacerlas frente de forma exitosa.
Lo que hizo Cesc en la semifinal de la Eurocopa contra Portugal, es lógico. Casi sin querer había adquirido una costumbre ganadora relacionada con una situación concreta. Es lógico que quisiera repetir una situación en la que se sentía cómodo. Y seguramente esa es la diferencia entre que el balón pegue en el palo y se vaya fuera; o de que el balón golpee en el poste antes de entrar dentro de la portería y signifique el pase a la final de una Eurocopa. ¿Fue una decisión acertada que Cesc lanzara el penalty contra Francia en un partido de clasificación estando otros lanzadores de España en el campo? ¿Acaso no había demostrado Cesc que poseía el suficiente “bagaje” psicológico para hacer frente a situaciones complicadas desde el punto de penalty? Cesc era el encargado de tirar los lanzamientos desde once metros en su anterior club, el Ársenal y, como ya hemos comentado, poseía una gran experiencia de éxito en momentos como esos, con la Selección Española y seguramente de bastante mayor presión que el de un partido de clasificación. Además, ¿se hubiera cuestionado la decisión de que Cesc fuera el lanzador si hubiera convertido el penalty? Ciertamente existen múltiples decisiones, tanto de los jugadores pero sobre todo del entrenador que son claves en la historia de cada equipo de fútbol. Decisiones que muchas veces se miden por los resultados, olvidando en ocasiones el motivo de tales decisiones. En cualquier deporte, obviamente también en el fútbol, los grandes equipos, jugadores, están acostumbrados al acierto y también al error. Pero lo que realmente los diferencia es cómo hacen frente a ese acierto y a ese error y a que saben elegir la mejor manera de decidir, y después valorar en base a un criterio constructivo aquello que ha ocurrido. Por lo que parece, el elegir a Cesc para lanzar el penalty contra Francia era una muy buena opción (como seguramente también había otros jugadores perfectamente preparados para ese momento). En este caso, no se consiguió el gol. Eso forma parte del juego. En este caso el resultado de tal decisión no fue favorable (que no significa que no fuera una buena decisión). Afortunadamente para España, en los (no sé ya cuantos) partidos anteriores, esta balanza de aciertos/errores sí se decantó del lado español, en gran parte por las decisiones (como la del pasado martes) que tomaron este entrenador y estos jugadores. Esto forma parte del juego.

 

David Peris Delcampo - Colaborador de futboldecabeza.com

Si te ha gustado el artículo, ¡Compártelo!
  • Facebook
  • LinkedIn
  • email

Deja un comentario

Disculpa, debes iniciar sesión para escribir un comentario.

Copyright © 2017 futboldecabeza.com . Marca Registrada.
- Powered by WordPress.