Quiero entrenar con un psicólogo deportivo

El entrenamiento psicológico de los lanzamientos de falta (I)

¿Estás seguro de que la suerte no se puede controlar? Un ejemplo que refleja cómo un jugador puede intentar coger a la suerte por los cuernos es el tiro de falta.

En este caso el jugador ha de tener clara la rutina de lanzamiento desde que coloca el balón hasta que éste se despega de su empeine, pues ha de ser siempre la misma con la variación de la dirección a la que mandará el balón. Pero no es sólo que el jugador repita los movimientos que le permitieron en los entrenamientos, a través de numerosas repeticiones, descubrir la fórmula de lanzamiento que le hizo aumentar las probabilidades de gol a niveles superiores al 70%.  Si nos quedamos sólo en repetir los movimientos pensando que si los repetimos en el partido tendremos un 70% de posibilidades de gol estamos muy equivocados.

¿Qué influye para que en el partido, realizando los mismos movimientos que en el entrenamiento, el balón se me vaya fuera o quede en la barrera?

La tensión muscular: si en el partido tengo más tensión muscular que en el entrenamiento en el que ensayé los disparos con un 70% de éxito lo más probable es que los pasos sean más cortos y los músculos estén más tensos que en los entrenamiento e impidan que se consiga el movimiento perfecto pues la tensión muscular excesiva afecta a: el grado de extensión de la pierna, al impulso suficiente de los brazos y hombros, al equilibrio de la cabeza controlando la tensión del cuello, etc.

En un entrenamiento psicológico el jugador de fútbol puede aprender a usar en el partido técnicas de control y graduación de la tensión muscular para conseguir el nivel de tensión que tenía en los ensayos que logró un 70% de efectividad.

La respiración: el ritmo respiratorio es el que marca el ritmo de los movimientos. Si estamos haciendo un ejercicio y empezamos a respirar rápido inconscientemente vamos a tender a realizar la tarea a un mayor ritmo. En cierto modo es como si nuestra respiración marcara el paso igual que el sargento de las películas de militares que se  ponía al frente de la fila india y cantaba el 1, 2, 3, 4, 1, 2, 3, 4.... El problema es que en los partidos el ritmo de respiración, sobre todo en los más importantes, es más alto que en los entrenamientos en lo que ensayábamos las faltas y no sólo por la fatiga sino también por el nerviosismo. Por lo tanto he de grabar en mi memoria el ritmo respiratorio que mantenía cuando alcancé el 70% de efectividad para que, en el partido, pueda graduar mi respiración al que tenía ensayado. La adaptación del ritmo respiratorio se ha de hacer antes de colocar el balón y el jugador ha de entrenarse en el manejo de su respiración aun en las situaciones más estresantes con su psicólogo deportivo.

Aquí hemos visto la parte más física que influye en la técnica y que es totalmente entrenable mediante un entrenamiento psicológico. Entrando en aspectos más complejos…próximamente analizaremos y daremos consejos para controlar la parte de la técnica en la que influyen los pensamientos y las imágenes que aparecen en la memoria al, por ejemplo, lanzar una falta.

José Ángel Caperán

futboldecabeza.com

Si te ha gustado el artículo, ¡Compártelo!
  • Facebook
  • LinkedIn
  • email

Deja un comentario

Disculpa, debes iniciar sesión para escribir un comentario.

Copyright © 2017 futboldecabeza.com . Marca Registrada.
- Powered by WordPress.