Quiero entrenar con un psicólogo deportivo

Requisitos psicológicos para ser un buen jugador de fútbol (II). La autoconfianza

&MaxW=640&imageVersion=default&AR-140309393La motivación es la base del rendimiento deportivo, sin embargo de nada sirve esa energía si no se encauza dentro de la seguridad de que el futbolista controla la situación o, al menos, controla su propia actuación. Los objetivos del entrenamiento psicológico de la autoconfianza son:

El futbolista debe aprender a controlar sus sensaciones físicas, antes y durante el partido. El futbolista debe aprender a graduar sus sensaciones físicas (su tasa cardíaca y su tensión muscular) ante las bajadas y subidas que las circunstancias del partido pueden producir.

Esto es: el futbolista debe aprender a autorregularse durante los partidos. Es más, el futbolista debe, incluso, anticipar las variaciones en sus sensaciones físicas que se van a producir en el partido, para ello ha tenido experiencias anteriores que debió analizar tanto mental y física, como estratégicamente.

Debe aprender a controlar el signo de sus pensamientos:

No se trata de pensar en positivo sino de saber cuándo el futbolista está pensando en lo que no quiere (ejemplo: ojalá no falle) en lugar de en lo que quiere (ejemplo: voy a golpear de tal manera que el balón vaya al segundo palo para que remate el compañero que se adelante).

El rendimiento deportivo es como un programa informático: en función de lo que estés pensando estarás “programándote” para eso mismo. Pero, ojo, un pensamiento positivo debe ser una instrucción técnica y táctica que llevar a cabo, nunca una simple frase de ánimo.

Debe aprender a actuar como corresponde a su talento (rendimiento en los entrenamientos), a sus pensamientos (ejecutar conforme a lo que pienso) y a sus sensaciones físicas. Para ello son fundamentales las experiencias pasadas de éxito y análisis detallado de las mismas (cómo se hizo, cómo se pueden repetir esos pensamientos y esas sensaciones), así como en análisis detallado de los errores cometidos. Jamás un error debe quedar sin solución y el recurso a la mala suerte o a “delegar” la causa de los errores hacia fuera debe reducirse al mínimo. Por lo tanto:

a) Jamás debemos empezar a competir con errores en la memoria sino con soluciones realistas y, a ser posible, que ya se hayan aplicado en el pasado con éxito.

b) Jamás debemos empezar a competir sin controlar lo que pensamos, lo que sentimos y lo que hacemos; ni siquiera podemos empezar a competir sin saber lo que vamos a pensar, lo que vamos a sentir ni lo que vamos a hacer en todas las circunstancias posibles.

Como conclusión al entrenamiento psicológico de la autoconfianza debemos decir que: el futbolista ha de saber que puede tener el control de todo salvo del talento del rival, todo lo demás es objeto de entrenamiento y mejora por parte de la psicología deportiva.

¿Controlas su autoconfianza? Accede a nuestro programa de entrenamiento psicodeportivo INFÓRMATE.

José Ángel Caperán

Psicólogo deportivo

futboldecabeza.com

Si te ha gustado el artículo, ¡Compártelo!
  • Facebook
  • LinkedIn
  • email

Deja un comentario

Disculpa, debes iniciar sesión para escribir un comentario.

Copyright © 2017 futboldecabeza.com . Marca Registrada.
- Powered by WordPress.