Quiero entrenar con un psicólogo deportivo

Del fútbol instintivo al futboldecabeza.com

foto Juan Plaza lne.esPor casualidad todo el mundo podemos lanzar un tiro desde el medio del campo y que el balón se cuele por toda la escuadra. Ahora bien, sólo algunos pueden decir y hacer “pie derecho a escuadra izquierda” como si el campo de fútbol fuera una mesa de billar.


Todos los aficionados al fútbol hemos tenido nuestros momentos estelares en los que nuestro padre pensó – Este niño vale para jugador de fútbol.

Cuando uno vive ese momento estelar, donde nacen todas las esperanzas, nuestra atención está centrada en hacer lo que tenemos que hacer, no hay nada que nos distraiga. Todo me sale bien, porque ante todo me divierto y no hay nada que me presione, lo que imagino lo hago y si no me sale lo vuelvo a intentar, no hay cronómetro ni hay público ni hay rivales que me distraigan.

En cuanto se crea una expectativa las distracciones empiezan a aflorar: lo que pensará mi familia, lo que pensará mi rival, lo que pensará mi entrenador, lo que pensará ese compañero con el que me juego el puesto de titular…

Para rendir como en mi momento estelar tendré que dedicar el 100% de mi atención a la tarea de jugar al fútbol: a mis compañeros que me pasan el balón, a los rivales que me obstaculizan, a la decisión que voy a tomar y a la comprobación de que la situación reúne los requisitos para tirar o pasar el balón.

En el momento que voy repartiendo mi atención en: lo que pasará si perdemos (-20% de atención), lo que piense el ojeador que está en la grada (-20%), el fallo que acabo de cometer por segunda vez (-20%)… Sólo con este ejemplo mi rendimiento en este partido se reduce al 40%, obviamente, me pasarán por encima salvo que mi superioridad física y técnica sea aplastante.

¿Cómo se entrena para rendir al 100% en el momento justo? Sólo con la parte de acondicionamiento físico no es suficiente, no somos un saco de músculos en movimiento, no sólo somos velocidad, fuerza y resistencia. Un Ferrari no sirve para nada si no tiene un buen conductor y éste conductor toma las decisiones correctas en milésimas de segundo. El ser humano no es una máquina pero puede llegar a controlar con maestría su propio cuerpo y lo que con él hace.

No existe un gen del fútbol, existen cualidades físicas innatas (resistencia, velocidad, fuerza y coordinación) pero estas cualidades se ven condicionadas extraordinariamente por la forma de afrontar la competición que tenga el jugador. ¿Existe un gen de la competitividad? ¿Existe un gen del “autocontrol”? ¿Existe un gen de “jugar con cabeza”? La respuesta es definitivamente NO.

Por lo tanto, la parte psicológica, la que realmente marca la diferencia en jugadores del mismo nivel físico, se puede MODIFICAR, APRENDER Y ENTRENAR.

Aquí futboldecabeza.com da su aportación a los jugadores y entrenadores de fútbol para entrenar un parte del rendimiento deportivo que, hasta ahora, se dejaba en manos del propio individuo como si éste NO QUISIERA jugar mejor cuando realmente es que NO PODÍA jugar mejor porque NO SABÍA CÓMO hacerlo. ¿Qué solución encontraba? Aumentar la agresividad o, su contrario, quitarse toda la presión. ¿A cuántos les venía bien este consejo? A un 25% de los profesionales del fútbol, con un poco de suerte sería los 3 ó 4 jugadores de campo que resuelven la papeleta del equipo en ese partido.

Somos más complejos de lo que el fútbol tradicional creía. Estamos jugando fútbol del siglo XXI, por lo tanto dejémonos aconsejar por los especialistas.

CUÉNTANOS TU CASO EN contacto@futboldecabeza.com

 José Ángel Caperán

Psicólogo deportivo

futboldecabeza.com

Si te ha gustado el artículo, ¡Compártelo!
  • Facebook
  • LinkedIn
  • email

Deja un comentario

Disculpa, debes iniciar sesión para escribir un comentario.

Copyright © 2017 futboldecabeza.com . Marca Registrada.
- Powered by WordPress.